26 de diciembre: Fiesta de San Esteban, protomártir google-site-verification=N046zZ8T9XqiiEqTpFb0x2nmLN617m-bgLe9xGTlBh8



26 de diciembre: Fiesta de San Esteban, protomártir

26 de diciembre: Fiesta de San Esteban, protomártir

Hoy la Iglesia celebra la festividad de San Esteban. Se habla de festividad porque la muerte de los mártires nos edifica y nos lleva a pensar en la riqueza de las gracias de Dios. San Esteban era de origen judío, su nombre significa: “coronado”. Se le llama “protomártir” porque tuvo el honor de ser el primer mártir que derramó su sangre por proclamar su fe en Jesucristo.  
San Esteban era uno de los hombres de confianza de los apóstoles: predicó y defendió muy bien las enseñanzas de Jesús, hecho que entre los judíos generó cierto desconcierto. Por esta razón la tradición señala que fue llevado ante el Tribunal Supremo de la Nación “Sanedrín” al igual que Jesús para ser acusado.  Afirmaban que Esteban decía que Jesús iba a destruir el tempo y acabar con las leyes de Moisés. 

A pesar de estas acusaciones el santo no se atemorizó, sino que, al contrario, exhortó a los judíos a rectificar su actitud, reprendiéndolos por haber llegado al extremo de no solo no reconocer al Salvador, sino de haberlo además crucificado. Todos los del tribunal, al observarlo, vieron que su rostro brillaba como el de un ángel, por esa razón, lo dejaron hablar, y Esteban pronunció un poderoso discurso (este lo encontramos en el libro de Hechos de los Apóstoles).

Al oír esto, los corazones de los miembros de Sanedrín se consumían de rabia y rechinaban sus dientes contra él. Pero Esteban, lleno del espíritu Santo, miró fijamente al cielo y vio la gloria de Dios y a Jesús que estaban en pie a la diestra de Dios: y exclamo: “estoy viendo los cielos abiertos y al Hijo del hombre que está en pie a la diestra del Dios”. Entonces gritando fuertemente, se taparon sus oídos y se precipitaron todos a una sobre él; le echaron fuera de la ciudad y empezaron a apedrearle. San Esteban hacia esta invocación: “Señor Jesús recibe mi espíritu” y doblando las rodillas dijo con fuerte voz: “Señor no les tengas en cuenta este pecado” y diciendo esto, murió.

San Esteban es ejemplo para nosotros en cuanto a la perseverancia y la fidelidad hasta las últimas consecuencias. Que Dios nos dé la fuerza de vivir consecuentemente como Él quiere de nosotros.

Redactada por:
Aida Yoledys Mazo Orrego 

 
 


Volver Atrás