Historia de superación personal

En el año 2010 para el mes de octubre, Eliana se encontraba cursando el grado 6° de bachillerato. En ese entonces comenzaba mi labor como Monitora de este Centro. Para mí fue una sorpresa encontrarme con tantos jóvenes que de una u otra manera luchaban por seguir adelante con sus estudios. Me llamó mucho la atención la actitud de Eliana, pues era una niña demasiado tímida, aislada de todos, sensible y callada, algunos de sus compañeros se burlaban de ella, por su timidez y por su físico.

Lo primero que yo hice fue demostrarles a todos por medio de una dinámica que uno no se debe burlar de nadie y que en este centro no lo iban a volver a hacer y menos mientras estuvieran conmigo. Cuando ella no entendía algo, me preguntaba con mucha timidez, cuando me le acercaba era tanto su temor que se ponía a llorar. Yo le preguntaba si había entendido a mi explicación y con su rostro triste, cubierto por las lágrimas, me respondía que no. Le explicaba una y otra vez pero no me entendía, evidentemente era su llanto y el temor que no la dejaba entender nada.

Luego de tres días en la misma situación le dije muy seriamente que si seguía llorando cada vez que yo me le acercara, no le podía ayudar y ella sería la perjudicada, ya que yo lo único que quería era que me entendiera. Luego de esta conversación la niña secó sus lágrimas y me mostró una sonrisa en su rostro y nunca más volvió a llorar. Hoy por hoy es una gran estudiante, con un gran sentido de pertenencia, nadie se volvió a burlar de ella; en estos momentos se encuentra ya en el grado 9°, sigue siendo una niña callada, demostrando a los demás que con su esfuerzo y superación puede alcanzar muchas metas en la vida. Para mí es una estudiante que ha dejado una huella imborrable en mi vida.


Volver Atrás

Últimas Noticias

Historial

Facebook