Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Información general






Cibercolegio UCN

Cibercolegio UCN » Homeschooling Católico » Información general
Información general

Lecciones básicas para la educación católica


  • Los padres y la familia son la fuente de la educación.
  • Educación no es instrucción, es formar «personas»; esta misión pertenece primeramente a los padres de familia, no es del Estado, ni de la televisión o los otros parientes. Pero tampoco excluye a las escuelas o colegios y a sus educadores.
  • La labor de educar comienza desde la concepción y se prolonga a lo largo de la vida.
  • La persona llega al seno de la familia con unos dones y talentos, pero al mismo tiempo, llega con una tablilla en blanco para ser llena de contenidos con la ayuda de los otros.

Esto requiere:


  • Confianza y comunicación
  • Conocimiento de las personas
  • Convivencia
  • Común acuerdo de los padres para educar
  • Constancia
  • Claridad en las metas
  • Pactar normas y horarios


Aportes del Cibercolegio UCN a la experiencia de educar en casa


  • Crecimiento en la fe.
  • Educación en Identidad Católica.
  • Capilla virtual y capellán.
  • Catequesis virtual.
  • Forma desde la pedagogía del corazón.
  • Impulsa la responsabilidad sobre la vida.
  • Ofrece un modelo flexible y de calidad.
  • Prepara personas para el futuro.
  • Favorecimiento de espacios personales para el deporte, el arte, la literatura y la ciencia.
  • Humanización del Internet.
  • Orientación psicológica y familiar en línea-


Responsabilidad compartida


Esquema casa
 


 

La Iglesia tiene el compromiso de proporcionar una educación que vaya más allá de los simples datos, cifras e información. Esas cosas son importantes. Pero igualmente importantes son las virtudes y valores que ayuden a que nuestros niños crezcan con una perspectiva «trascendente» de la vida; que los ayude a verla con los ojos de Jesús.
En nuestra cultura, cada vez se hace más difícil encontrar el verdadero significado de la vida. Hay tantas promesas falsas y tantos caminos desviados que se les ofrecen a nuestros jóvenes y niños. Es necesario entonces que brille la luz, la guía y el acompañamiento de las Escuelas Católicas.